Cuando tus riñones comienzas a presentar una insuficiencia renal

A veces te aguantas de ir al baño o bien, no tienes la costumbre de tomar agua regularmente y, cuando esto pasa, los adultos normalmente decimos: cuida de tus riñones porque te puedes enfermar.

Una de las enfermedades asociadas al riñón es la insuficiencia renal y esto significa que ya no pueden funcionar de forma efectiva.

Si bien cuando llegas a este punto significa que ya has pasado mucho tiempo con algún problema.

A veces los exámenes clínicos como un recurso preventivo puede ayudar a evitar el llegar a este tipo de complicaciones.

Los síntomas pueden incluir:

  • Retención de líquidos
  • Fatiga
  • Sangre en tus heces
  • Falta de aliento
  • Alta presión sanguínea
  • Náusea
  • Somnolencia
  • Facilidad de hematomas
  • Cambios en la micción como falta de producción disminuida, excesiva o completa

¿Cómo se diagnostica y evalúa la insuficiencia renal?

Insuficiencia Renal Aguda (IRA) y Enfermedad Renal Crónica (ERC)

Hay una variedad de causas de insuficiencia renal y la causa sospechada o más probable determina qué prueba es necesaria y más adecuada para probar la causa.

Para diagnosticar la insuficiencia renal, tu médico puede ordenar:

  • Ultrasonido renal: son imágenes de ondas sonoras de alta frecuencia que ayudan a ver los riñones en tiempo real.
  • Tomografía computarizada (TC): combina equipos especiales de rayos X con computadoras sofisticadas para producir múltiples imágenes o imágenes del interior del cuerpo. Este examen de imágenes a menudo se usa para obtener una visión general de múltiples causas de insuficiencia renal.
  • Urografía por resonancia magnética o tomografía computarizada: este procedimiento se utiliza para evaluar pacientes con sangre en la orina, identificar problemas en pacientes con infecciones frecuentes del tracto urinario y seguir a pacientes con antecedentes de cánceres del sistema colector urinario.
URO - RESONANCIA EN NIÑOS
  • Imagen de resonancia magnética corporal (IRM): esta prueba de imagen utiliza un campo magnético y pulsos de radiofrecuencia para producir imágenes detalladas de los riñones.
  • Biopsia: este procedimiento consiste en la extracción guiada por imagen de una pequeña muestra de tejido renal para evaluar la enfermedad. En última instancia, esto puede ser necesario para proporcionar un diagnóstico, pero hay muchas pruebas de imagen no invasivas que generalmente se obtienen primero.

Las opciones de tratamiento varían ampliamente y dependen de la causa de la insuficiencia renal, pero la mayoría requiere hospitalización.

Las opciones se clasifican en dos grupos: tratar la causa de la insuficiencia renal versus reemplazar la función renal. Incluyen:

  • Procedimientos de radiología intervencionista, como la colocación de stent ureteral y la nefrostomía: este procedimiento consiste en insertar stents pequeños en los uréteres o un tubo conectado a una bolsa de drenaje externa.
  • Tratamiento quirúrgico como un stent urinario o extracción de cálculos renales.
Stent ureteral - Boston Scientific
  • Diálisis, hemodiálisis y diálisis peritoneal: el recurso de estos tratamientos es el de hacer las funciones del Orión en cuanto a eliminar los desechos y el exceso de líquido de la sangre.
  • El trasplante de riñón es la forma más completa y efectiva de reemplazar la función renal, pero puede no ser adecuado para todos los pacientes.

Author

tovar90@cyberservices.com

Pin It on Pinterest